Aficiones

El deporte siempre ha sido parte importante de la vida de Amador, su gran pasión es el futbol, pero debido a su discapacidad no lo pudo llevar más allá de un mero jovi.

Vivió lo que hasta ahora fueron los mejores momentos de su equipo la Real Sociedad, ese equipo de ensueño, con Arconada, Gorriz, Gajate, Kortabarria, Perico Alonso, Txiki Beguirisain, Bakero, Satrustegui, Idigoras, Lopez Ufarte, Zamora, etc… Dos ligas, una supercopa y una copa del rey, unas vivencias que compartió con su padre otro forofo de la Real y del futbol, su pasión y se la transmitió a su hijo.

 

Esta pasión le llevo a ser entrenador de futbol de infantiles del C.F. Usurbil, durante un año, en principio como ayudante de su amigo Antxon pero al final se hizo cargo del equipo, un año muy bonito, una gran experiencia con niños, jugaban en la playa de la concha, de donde salieron tantos futbolista de la Real Sociedad, muchos madrugones pero una experiencia inolvidable para Amador.

Durante seis años estuvo en el gimnasio Herma de Hernani durante seis años, una etapa en la cual le valió para rehabilitarse, para mejorar físicamente, en la cual mejoro mucho en tono muscular de zonas totalmente atrofiadas. Otra etapa que la guarda con mucho cariño y de la cual se ha llevado muchos buenos amigos como los que regentaban el gimnasio Jule y Pepelu Madina. De hecho Julen Madina le echo una mano en una etapa como preparador físico.

Tras esta volvió a su pasión el futbol, esta vez el pequeño, futbol sala, durante casi 5 años fue el delegado del equipo de su localidad, Usurbil, denominado Antxeta, debido a que el bar Antxeta de esta localidad le ayudaba en la parte económica, fueron 5 años muy intensos, además de ser el delegado también entrenaba con ellos, su pasión, jugar, practicar su pasión no solo como espectador. Por una vez lo pudo hacer como competición, ya que su amigo Antxon, que por aquel entonces era arbitro de futbol, le llamo para que participara en su equipo, casi todos árbitros de futbol, llagando a quedar de 32 equipos entre los 8 primeros un gran merito para el equipo. Con anterioridad ya participo en este torneo que era habitual que se organizara en fiestas de Usurbil, siendo un niño quedando subcampeones del torneo en la categoría infantil y a la sombra de su padre que era el entrenador del equipo que representaba a su barrio con el nombre de la sociedad de este barrio, el 42, llamándose Sociedad Eguzki. Otra etapa preciosa y que quedará para siempre en su recerco.

Después de todo esto volvio a la bici para no dejarla.